top of page

#1 Un Tributo a la Mamá Latina en el Día de la Madre

De pie en la azotea de un edificio de cristal reluciente, sentí una oleada de adrenalina mientras me preparaba para emprender el vuelo. Inhalando profundamente, con las luces de la ciudad brillando debajo, cerré los ojos, me incliné hacia adelante y me dejé caer, entregándome al vacío mientras comenzaba a flotar, volando suavemente sobre las personas en la calle que no parecían notarme.



A teenage girl flying over the streets of New York City
Imagen creada por la autora usando Microsoft Designer

“Paola, ¡levántate!” La llamada familiar de mi madre hizo añicos el sueño y me devolvió a la realidad. La desilusión persistió mientras los vívidos fragmentos de un sueño extraordinario, pero frecuente en mi juventud, se disipaban lentamente y comencé a sentir el reconfortante olor de un delicioso desayuno. "¡Vas a llegar tarde a la escuela!" ella me recordó.

 

Mucha gente me pregunta de dónde viene mi disciplina. La respuesta es simple. Se debe al constante apoyo y orientación que recibí de mi madre. Su fe inquebrantable en mi potencial, su incansable voluntad de enseñarme y guiarme todos los días y sus dosis estratégicas de “chocolate caliente” y “huevo perico" sentaron una base sólida para mi éxito en mis actividades educativas y personales.

 

La vida se puede comparar con un vuelo. Despegar puede resultar tan emocionante como en mi sueño, o aterrador. Al igual que en los destinos de viaje, podemos preguntarnos si ciertos trabajos, carreras y relaciones son adecuados para nosotros. A veces, el vuelo es tranquilo y agradable. En otras ocasiones, es posible que nos despierten de un sueño tus compañeros de viaje, bebés que lloran, azafatas o turbulencias. Mientras estamos a bordo, es posible que conozcamos personas que se conviertan en amigos para toda la vida, mientras otras solo estarán con nosotros temporalmente. Sin embargo, una cosa es segura: nuestros padres tienen una poderosa influencia en nuestro viaje.

 

Si tuviste la suerte de tener una madre cariñosa que siempre ha sido parte de tu viaje, como yo, espero que siempre puedas encontrar consuelo en la sabiduría eterna transmitida de generación en generación latina.

 

La próxima vez que tu mamá te despierte de una experiencia onírica para recordarte el propósito de tu vida o para advertirte contra un peligro potencial, recuerda: “Te lo dice por tu bien”.

 

La próxima vez que te sientes a planificar tu futuro cuidadosamente, agradece que tu mamá te haya enseñado a estar preparado para lo inesperado aconsejándote “Que te lleves un suéter o un paraguas por si acaso”.

 

La próxima vez que pases por un momento difícil recuerda cuando ella dijo: “Mijita, no hay mal que por bien no venga” y “Todo pasa por una razón”.

 

La próxima vez que sientas que lograr una meta es demasiado difícil, recuerda lo que ella solía decirte: “El que quiere azul celeste, que le cueste”, así que no te rindas.

 

La próxima vez que dudes sobre una decisión, recuerda: “¡El que no arriesga, no gana!”

 

Y si todavía no estás seguro de qué hacer en una circunstancia determinada, especialmente si metafóricamente estás a punto de abordar un vuelo hacia el siguiente capítulo de tu vida, piensa en lo que haría tu mamá. Probablemente tendría razón: "Porque quiere lo mejor para ti".

 

Además, probablemente tendrías que escucharla de todos modos si te grita: “¡Porque soy tu mamá y punto!”



A Latina mom helping her daughters with homework
Imagen creada por la autora usando Microsoft Designer

La próxima vez que recuerdes una chancla voladora o la súplica de tu madre para levantarte y brillar, recuerde que por detrás de su dureza se encuentra una fuente de amor y aliento implacable para perseguir sus objetivos más ambiciosos. Abraza sus consejos y escúchalos, porque en sus palabras se encuentran las claves de la resiliencia, la determinación y el éxito, como quiera que lo definas.

 

Date cuenta de que esta es la forma latina de decir “Te amo, quiero lo mejor para ti y no dejaré de animarte hasta que te haya visto convertirte en la mejor versión de ti misma que puedas llegar a ser”.

 

Mamás, ustedes también tenían razón cuando nos dijeron: “Algún día me lo agradecerás”.

 

Por eso, en este Día de la Madre, quiero expresarle mi agradecimiento a mi mamá Adiela. ¡Feliz Día de la Madre para ella y todas las mamás Hispanas/Latinas! Gracias por enseñarnos cómo mantenernos seguros durante los largos vuelos de la vida y mostrarnos el poder de la resiliencia y el amor.

Comments


bottom of page